Ligamento Cruzado Anterior

El ligamento situado en el interior de la articulación de la rodilla es de gran importancia funcional. Constituye el pivote central de la rodilla, controlando los desplazamientos de la tibia sobre

El ligamento situado en el interior de la articulación de la rodilla es de gran importancia funcional. Constituye el pivote central de la rodilla, controlando los desplazamientos de la tibia sobre el fémur en anteroposterior y rotación de la misma.

 

Rupturas frecuentes

Actualmente son más frecuentes las rupturas de ligamento cruzado anterior, debido al aumento de las actividades físicas deportivas y recreativas. Existe una alta prevalencia en deportes de contacto y en aquellos con constantes giros de rodilla (fútbol, pádel, baloncesto, esquí).

Además, se da con mayor frecuencia en mujeres que en hombres, aunque practiquen el mismo deporte, debido a las características anatómicas y hormonales.

 

¿Hay que operar todas las rupturas de ligamento cruzado anterior?

La decisión de si se debe operar, no sólo depende de los resultados de estudios complementarios (resonancia nuclear magnética), sino también del examen físico y de la sintomatología del paciente (sensaciones de inestabilidad o si se le sale la rodilla).

Las técnicas quirúrgicas son artroscópicas (visualización de una articulación), empleando para la reconstrucción del ligamento cruzado anterior injertos autólogos (del mismo paciente) de tendones isquiotibiales, tendón rotuliano o tendón cuadricipital, como aloinjertos (provenientes de donantes).

Isquiotibiales

 

 

Tendón rotuliano

 

Tendón del cuádriceps

 

En el mismo acto quirúrgico, se deben reparar lesiones secundarias como cartílago y menisco.  Las lesiones meniscales deben intentar suturarse para preservar la mayor cantidad del mismo.

La no reparación de ligamento cruzado anterior en rodillas inestables, llevan a un deterioro progresivo de cartílagos articulares (artrosis precoz).

El 80% de pacientes con ligamento anterior roto no operados, presentan signos degenerativos de rodilla a partir de los 10 años.

 

Consejos para la rehabilitación postoperatoria del ligamento cruzado anterior

 

  • A las 24hs postoperatorias se comienza con flexión y extensión activa de 0º a 70º.
  • Apoyo parcial con muletas al día siguiente de la cirugía.
  • A los 7 días se retiran los puntos.
  • Comenzar con rehabilitación con fisioterapeuta.
    • Ejercicios isométricos de cuádriceps.
    • Flexibilización de isquiotibiales.
    • Trabajo progresivo del arco de movilidad articular.
  • Bicicleta a las 6 semanas.
  • Caminata y bicicleta en agua a las 6 semanas.
  • Comenzar a correr a partir de los 3 meses.
  • Entrenamientos con ejercicios propios de su actividad deportiva a los 4 meses.
  • Reintegro total al deporte entre los 6 y 7 meses.

 

Complicaciones más frecuentes

  • Atrofia e hipertrofia del cuádriceps.
  • Restricción de flexo-extensión de rodilla.
  • Fracaso del injerto de causa multifactorial, que se ha minimizado con el uso del túnel femoral anatómico y nuevos sistemas de anclaje del injerto.
  • Infecciones 1% de prevalencia.

 

 

 

Últimos artículos